La decisión, Comandante: ¿Cuba o Libia?

In Uncategorized

Adelantamos la premisa fundamental de este artículo, y es la siguiente: no es posible realizar transformaciones profundas en un sistema dentro del mismo sistema. Y le pedimos al atento lector que lo tenga siempre presente, leyendo con atención hasta el final.

Adelantamos también la conclusión: Venezuela necesita ya que se declare la guerra civil, que se desplieguen todas las fuerzas armadas y las milicias populares para destruir la oposición y a los agentes extranjeros y que, una vez terminada la obra, se instaure en el país una dictadura del proletariado a imagen y semejanza de la que está vigente en Cuba.

Ahora bien, ¿qué pasa en Venezuela? Pasa que las condiciones socioeconómicas son espantosas: inflación fuera de control, escasez de alimentos, producción estancada, enfrentamientos desordenados en las calles. Sí, Venezuela está, como se usa decir en el barrio, para atrás. Esto no es ninguna novedad ni secreto para nadie. La cuestión es por qué.

La Batalla Cultural en Telegram

Porque, precisamente, la derecha neoliberal apoyada por los Estados Unidos posee y controla los medios de producción, de transporte, de distribución y, fundamentalmente, posee y controla los medios de comunicación. Y pone todos esos medios a operar por la desestabilización permanente del país.

Anarquizar para golpear

Teniendo en propiedad los medios de producción, transporte y distribución, el poder fáctico de tipo económico detiene el aparato productivo de Venezuela para generar escasez y provocar con ello la agitación social. Ya es clásico y muy conocido el caso testigo del Chile de Allende, en vísperas del golpe, donde el poder económico detuvo la producción y la distribución de artículos básicos para imponerles la desesperación a las mayorías y llevarla a los hogares. Escasearon entonces en Chile hasta las tetinas de las mamaderas, por ejemplo. ¿Cómo discutir y construir política con un papá o una mamá cuyo problema inmediato es alimentar a un recién nacido?

Por otra parte, ese poder además especula con los precios en la escasez y fogonea la inflación. Si la demanda supera la oferta —precisamente porque no hay oferta, detuvieron la producción y la distribución— en una economía de libre mercado los precios solo pueden subir y subir. El que pueda pagará lo que sea para obtener lo que necesita para subsistir, siempre. Y así los precios en Venezuela suben más y más a medida que en las góndolas hay menos y menos.

Así es como se anarquiza un territorio para cosechar los réditos políticos más adelante, y cualquier criatura comprenderá que allí donde falta el pan no puede haber paz. Lo que habrá es agitación social, justamente lo que ocurre hoy en Venezuela.

La cuentan cómo quieren

Pero la desestabilización económica para generar el caos social no es lo más grave de este asunto. Como decíamos anteriormente, entre todo lo que posee en propiedad privada, el poder económico en Venezuela (y en todas partes) tiene los medios de comunicación y estos, como veremos, son su propiedad fundamental, la más importante de todas.

¿Para qué sirve tener los medios de comunicación? Para que en esos medios se hable mucho, para que se hable todo el tiempo, del caos social. Si hay muertos en las calles, para darles mucha visibilidad; si faltan víveres, para mostrar esa escasez una y otra vez, para hacer un escándalo; si vuela una mosca, para poner la mosca en primera plana y discurrir largamente sobre su rol en los disturbios. Pero nunca, jamás, para hablar en esos medios de un asunto muy básico: ¿Por qué? ¿Por qué hay caos social, muertos en las calles, hambre, moscas volando? ¿Por qué? No, los medios de comunicación en propiedad del poder real solo dan visibilidad al fenómeno, nunca a sus causas, porque en las causas vamos a encontrar… ¡al propio poder económico! Y eso los medios privados no quieren, por supuesto.

Entonces aquí en Argentina tenemos un canal como C5N que dedica prácticamente toda su programación a mostrar escenas patéticas/dramáticas del descontrol en las calles de Caracas y prestarles el micrófono a unos “consternados” ciudadanos venezolanos para que cuenten cómo sus familiares que se quedaron allá la están pasando mal “por culpa de Maduro”. Para que digan que no hay papel higiénico ni tetinas de mamadera. Y todo esto solo en C5N que, se supone, no es TN ni Canal 13. ¡Imagínese el atento lector cómo serán la “coberturas” de TN y Canal 13 de lo que ocurre en Venezuela! Además, hablamos aquí únicamente de medios de Argentina, país que está bien lejos de Venezuela. ¿Cómo será la cobertura de los medios privados en la misma Venezuela?

La cuentan cómo quieren y así van desgastando. ¿Cuál es el resultado previsible de ese desgaste? Es que en algún momento las mayorías se van a cansar de tanta inestabilidad, nadie puede vivir indefinidamente en el caos. El resultado es que las mayorías cansadas van a pedir orden. Y habrá que darles orden.

¿Quién va a poner orden?

Una vez cansadas las mayorías de luchar durante años sin que la situación evolucione en lo más mínimo, tienden a bajar los brazos. El poder económico lo sabe y sigue jugando al desgaste: sigue el desabastecimiento, sigue la inflación descontrolada y siguen las “marchas pacíficas” en las que rompen absolutamente todo y siempre mueren unos cuántos. ¿Hasta cuándo?

Hasta que tomemos la decisión de encarar la realidad: no se puede hacer socialismo dentro de un sistema liberal. No es posible planificar y controlar una economía de mercado y si unos pocos poseen todos los medios de producción, transporte, distribución y comunicación, entonces no habrá producción, no habrá transporte ni distribución. Y la comunicación se transformará en difusión de la idea de que todo eso “es culpa del gobierno”, “Maduro dictador”.

Cuando esa idea prenda en las mayorías, esas mayorías van a pedir el golpe neoliberal a gritos. Y ese golpe vendrá a poner orden, un orden muy determinado que es el orden de los muertos. La reacción blanca será feroz y destruirá todos los derechos que los pueblos consiguieron en 20 años de lucha, destruirá a los mismos pueblos, los reducirá a la servidumbre. Habrá paz, que es esa paz de los cementerios; habrá abundancia, pero solo para unos pocos privilegiados. Y retrocederemos medio siglo o más en la historia de América Latina, porque así son las reacciones blancas: detienen la marcha de la historia y la hacen retroceder.

Maduro debe elegir entre ponerse el traje de Fidel Castro o amargar el triste fin de Muamar Gadafi, entre ser Cuba o ser Libia. Y debe optar por lo primero, debe dar por terminada la etapa de convivencia con la propiedad privada, socializar la totalidad de los medios de producción, transporte, distribución y comunicación, debe cerrar las fronteras y darles a los cipayos un plazo razonable para que se vayan a Miami. Y finalmente, una vez tomada la decisión, tejer los acuerdos necesarios puertas afuera para resistir al inevitable intento de invasión por parte del imperialismo yanqui. Maduro debe avanzar a la próxima etapa, que es la dictadura del proletariado y la construcción del socialismo propiamente dicho. Si no lo hace, será derrocado y el revanchismo llenará de sangre las calles de Caracas, como ocurrió en aquella Santiago ensangrentada de 1973 descrita por Pablo Milanés. O como ocurrió el Libia tras el derrocamiento de Gadafi. Si no lo hace, sobrevendrá la dictadura del mercado, que es verdaderamente asesina porque mata a los pueblos para imponerles a todos el dios dinero.

Si Maduro toma la decisión y avanza, va a convertirse en héroe de las clases trabajadoras, y también en demonio de las clases dominantes en el actual sistema. Montañas de basura se verterán sobre su nombre, pero el viento las borrará inexorablemente. La historia lo absolverá, como de a poco va a absolviendo a Fidel.

El destino de Fidel es digno. El de Allende y de Gadafi es triste. Seamos dignos, Comandante.

Leave a reply:

Your email address will not be published.