Desarrollábamos en nuestro segundo libro, Mordisquito: incomprensión, odio y después, el concepto de “diversión” en un sentido militar. ¿Qué es la “diversión” así entendida? Es la distracción en el campo de batalla para mantener entretenido al enemigo mientras se maniobra para ganar la guerra. Esto, sumado a la teoría del factoide que también venimos analizando en los últimos tiempos, nos indica que en este preciso momento nos están distrayendo, divirtiendo, para que no advirtamos la maniobra que el enemigo de los pueblos está haciendo.

En una palabra, en nuestro país está pasando —o está a punto de pasar— algo que no estamos viendo, justamente porque nos pusieron como “diversión” otra cosa. Y lo que está por pasar solo es visible si nos abstraemos del plano local y ponemos la mirada fuera de nuestro país.

La revista Forbes, que es la revista de los ricos y los superricos del mundo, acaba de publicar un artículo en el que anuncia que ya es hora de salir de Argentina (It might be time to get out of argentina, como se ve aquí, en inglés) y plantea teorías como la de un equipo económico que “parece perdido” y la de un remake del 2001 en nuestro país. Sí, la Forbes les está avisando a los adinerados del mundo que este el momento indicado para rajar de acá y mandarse a mudar a otros mercados.

“La situación es peor de lo que la gente piensa”, dice Forbes citando a un asesor financiero de ricos llamado Fernando Pertini. “La idea es que estamos viendo un nuevo 2001 en Argentina”, prosigue Forbes con Jorge Compagnucci, otro avivado de las finanzas. ¿Y entonces? ¿Qué estará queriendo decir Forbes con todo esto?

Si la revista Forbes está en lo cierto y también en lo cierto están los que hace un mes vienen moviendo día y noche camiones de caudales rumbo a Ezeiza, entonces el proyecto de reforma laboral es una “diversión”. El gobierno sabe que no habrá ninguna reforma, simplemente porque no habrá tiempo para aprobarla: van a hacer explotar el país antes y se van a ir en helicóptero, dejándonos colgados del pincel y discutiendo cosas que nunca fueron pensadas para existir, sino para distraer.

En los próximos días lo sabremos. Y también sabremos si la venta masiva de dólares que el Banco Central llevó a cabo en la última semana fue para detener la corrida cambiaria, o si fue para transferir parte de las reservas del país al bolsillo de los ricos, que antes de salir de Argentina suelen manotear todo lo que pueden.