Aparece el nuevo álbum del rapero del pueblo, Daniel Devita: La madre de todas las batallas y viene con el arte de decir lo que hay que entender con ritmo y corazón, nos invita a pensar y pensarnos a lo largo de las 12 canciones llenas de doctrina, de protesta social, de argumentos y de claridad para enfrentarse a la locura del tercer gobierno radical —como diría Moreno— y a las zonceras que distraen al sentido común de la lucha que debemos dar.

Entre los temas de esta producción nos encontramos con aquellos que son apertura de distintos programas de radio y televisión, como El Destape de Navarro, Detrás de las Noticias de Javier “El Profe” Romero (programa semanal en Radio Del Plata) o El Rehén, serie que se estrenará pronto y que trata sobre los presos políticos, la obra pública y la persecución al exministro y actual diputado Julio de Vido.

A lo largo de todo el disco podemos escuchar a nuestros pensadores de lo nacional-popular en las palabras de Devita, que son formación y conciencia de clase puras, que son un llamado al despertar del pueblo sin lugares comunes, sin vicios ni vacíos, porque a medida que uno va escuchando cada producción se encuentra con una posición marcada y clara, con las definiciones que necesitamos afirmar cada día en pos de construir una Patria libre, justa y soberana.

Porque la lucha por el sentido la tenemos que dar en todos los frentes y la música, que es lo que nos une en profundidad con nuestra naturaleza humana y con nuestra cultura, es un arma poderosa que debemos saber aprovechar. En esta producción, Devita hace lo propio y nos lleva por diferentes estados de ánimo para interpelarnos a todos, haciendo militancia con ritmo y fuerza.


En todos los temas vamos a encontrar reclamos del pueblo trabajador, sin tibiezas, sin medias tintas y, en muchos casos, sin filtros, ya que van directo al hueso y a sacudir la modorra que muchas veces nos empuja a bajar los brazos en esta guerra desigual e injusta que estamos librando a diario. Incluso levanta como bandera la causa de los 357 despedidos de la agencia Télam, no dejando lugar a dudas del lugar en el que se posiciona a la hora de expresarse.
Otro de los puntos fuertes es el costado geopolítico del disco, No OMC fue la canción lema del “Fuera OMC” en su cumbre del pasado 2017 y allí podemos encontrar argumentos más que suficientes para entender que el rechazo a las políticas imperialistas tiene fundamento y determinación. Y en relación a estos hechos puntuales, el tema ¡Sí Se Puede! con el que abre el disco es una burla a la gala de honor del presidente Mauricio Macri de cara al próximo G-20 a celebrarse en la ciudad de Buenos Aires, en la que quedan claros ya de entrada los conceptos que se van a desarrollar a lo largo del resto de las composiciones, marcando fuerte la posición para que apenas empezado el viaje le quede claro al oyente que está ante una protesta hecha canción.

Y no sólo apunta a la geopolítica y al deterioro institucional que el gobierno antipueblo viene realizando en estos casi 3 años de gobierno, sino que también se encarga de describir, mediante un relato de lo cotidiano, cómo funciona el neocolonialismo y de qué modo el lenguaje, las costumbres y las rutinas van siendo normalizadas por la penetración cultural que nos invade en todos los frentes en el tema AngliSísmico.

Y luego, cuando llegamos a Unidad de los Trabajadores no sólo nos encontramos con una fuerte descripción de lo que nos viene pasando en cada reclamo reprimido por los palos y las balas sino que, además, se encarga de describir algunas de las zonceras que repiten acríticamente aquellos que no están pudiendo ver lo que nos pasa por fuera de los medios hegemónicos y su relato oficial. Con un sonido fuerte y melancólico, nos lleva a recordar cada uno de los reclamos populares en los que sufrimos por luchar, pero que no dejamos que nos pasen de largo. Es un recordatorio intenso de lo que nos mueve a la hora de salir juntos a decirle al poderoso que no nos rendimos ni nos callamos.

El rapero y militante de la causa del pueblo-nación argentino, Daniel Devita, en ocasión de su presentación en vivo y en plena Avenida 9 de Julio, en el acto ‘La Patria no se rinde’ que se organizó para que los pueblos dijeran presente y mostraran su disconformidad frente las políticas de ajuste y la vuelta de Argentina al Fondo Monetario Internacional.

Luego de pasar por distintos reclamos e historizar con nuestros pensadores nacionales durante todo el disco, llegamos al final con dos temas que reflejan aquello con lo que nos encontramos a diario y contra lo que estamos dando la batalla cultural en todos los terrenos: Lo banco a muerte es el relato del mediopelo enajenado que, a pesar de ver cómo día a día se deterioran sus condiciones materiales, sigue sosteniendo el discurso de apoyo ciego al verdugo, sin hacer nunca uso de la reflexión para comprender cómo hacer para salir de la situación que lo está asfixiando, llevándonos con un tono irónico pero crudo por lo real a ejemplificar a un sector de nuestra población que aún hoy sigue sin querer escucharnos hablar de una verdadera transformación. Y al final, con una versión en vivo poderosa, tenemos Querías globos, grabada durante los actos del 9 de julio de este año que se dieron bajo la consigna “La Patria no se rinde”, en la que cientos de miles de personas asistimos al centro porteño para protestar por las políticas del FMI que ya sabíamos que iban camino a destruirnos a todos los trabajadores.

Desde La Batalla Cultural y la Revista Hegemonía, recomendamos este material para sumarle fuerzas y doctrina a la lucha en la que estamos todos involucrados, ya que es una herramienta de formación de conciencia popular hecha a pulmón y al ritmo de compañeros que transpiran la camiseta para hacer Patria con ritmo y corazón. Los lectores de nuestra revista pueden descargar gratuitamente el álbum desde la web de La Batalla Cultural.

*De la redacción

(Y de yapa, les compartimos unos adelantos para que se metan de lleno a conocer este material que no tiene desperdicio)