Analizada desde el punto de vista del poderoso cuyo mayor desafío es disciplinar masas de población nunca antes habidas en la historia, la posmodernidad difiere de la modernidad en el sentido de que no se trata ya de controlar la información, sino de multiplicarla y convertirla en diversión y en ruido.

Durante el siglo XIX y principalmente durante el XX el poder fáctico de tipo económico —que es el poder real— dominó el mundo mediante el control de las fuentes de información y la censura a los que no estaban en su nómina. Se trataba, por una parte, de tener la propiedad primero de los diarios, luego de las estaciones de radio y los canales de televisión, para asegurar que la información difundida por esos medios fuera siempre funcional a sus propios intereses, los de los ricos. Y, por otra parte, mediante la fuerza, de acallar a los que intentaban decir algo distinto.

Así fueron los dos siglos de la modernidad industrial, sostenida en un esquema de hegemonía clásica: consenso con las mayorías, coerción a las minorías díscolas. Y así pasaron dos siglos en los que los reveses para el poder fueron pocos y muy localizados. Una fugaz Comuna de París por allá, una Revolución rusa que pese a ser el proyecto político más grande la historia de la humanidad no pudo trascender los límites de lo regional en su proyecto de expansión, el grito aislado de un Fidel Castro en Cuba y no mucho más que eso. En la mayor parte del mundo la hegemonía del sistema capitalista de desigualdad social funcionó sin muchos problemas durante toda la modernidad.

Pero la modernidad cayó a doscientos años de la caída de la Bastilla y el esquema de dominación tenía que cambiar en sus métodos. Con la posmodernidad advenida tras la caída del Muro de Berlín a la lamentable disolución del campo socialista en el Este, el poderoso supo que ya no sería necesario un control estricto de cómo se producía y se difundía la información, sino más bien que era más conveniente sustituir ese control —que demandaba enormes trabajos e inversiones para sostenerse— por el descontrol en un sentido de caos calculado: en vez de dar información a cuentagotas a través de los pocos medios existentes, hizo multiplicar la cantidad de medios y aumentar exponencialmente el volumen de información disponible.

¿Para qué? Para acallar con ruido y no con silencio. Veremos en algunas décadas que la posmodernidad es tan o más oscurantista que la Edad Media en tanto y en cuanto, ahora como entonces, nadie se entera de nada. En el Medioevo había oscurantismo y nadie sabía de qué se trataba porque no existían los medios de difusión y muy pocos sabían leer los escasos escritos existentes; en la posmodernidad actual nadie sabe lo que realmente pasa porque todos sabemos leer, pero prácticamente nadie lo hace y la cantidad de información existente es tanta que no sabemos ver la diferencia entre lo que sirve y lo que es humo.

Básicamente consumimos solo humo, quedando la información relevante tapada por el humo mediático de producción en escala industrial (justo en la era posindustrial), censurada de hecho porque está, pero nadie la ve. He ahí el oscurantismo de esta posmodernidad mediática, en la que todos hablamos y nadie escucha a nadie. En la modernidad, un comunicado de prensa de una fuerza política opositora al régimen generaba expectativa y al salir, salía haciendo temblar la tierra. Hoy las fuerzas políticas emiten comunicados cada quince minutos, mientras la población en general está en otra. Y nadie se entera de lo que pasa.

En una palabra, el poderoso descubrió que es mucho más fácil y más barato sobreinformar con ruido que no informar y/o impedir que circule la información. Descubrió que se acalla mejor al otro soterrándolo bajo avalanchas de información irrelevante que censurándolo directamente. Y, además, queda la apariencia “democrática” del “podés hablar todo lo que quieras, nadie te censura”.

Ahora bien, ¿por qué el poder no se avivó antes de que así la censura es más efectiva y menos costosa? Porque los medios técnicos para imponer el oscurantismo por exceso de información no se dieron sino hasta la revolución tecnológica que se materializó en la expansión de la informática y las redes de computadoras y, aun mas, de dispositivos móviles. Este Medioevo 2.0 no fue posible hasta que estuvieron disponibles los medios técnicos para que virtualmente todos los individuos estuviéramos conectados permanentemente a la fuente de información de donde baja la avalancha. Y esa expansión coincide con el fin de la modernidad industrial, en la que un individuo medianamente educado leía un diario o una revista esporádicamente y consumía algunas horas por semana de los pocos canales de TV o estaciones de radio existentes. Para ver una película, iba al cine con cierta frecuencia o “enganchaba justo” alguna en televisión.

Los que estamos a caballito entre dos milenios recordamos aun la conducta que debíamos tener para seguir una serie de televisión en los entonces novedosos canales de cable. Había que programarse para no perder un capítulo o quedarse despiertos hasta horas de la madrugada para ver la repetición, o simplemente era imposible seguir el hilo. Entonces el consumidor de esos productos debía filtrar bien entre lo poco que había y consumir solo aquello que le interesaba, destinando todo el resto del tiempo a informarse de otros modos, por ejemplo, conversando y reuniéndose con otros o simplemente leyendo.

El individuo posmoderno promedio no es así. En la era de Netflix, algunos siguen varias series a la vez, consumen todas las novedades a la velocidad de la luz y ya no filtran nada. El único criterio para elegir qué información se va a consumir es el del tiempo: si no está trabajando o durmiendo, el posmoderno puro está consumiendo en forma indiscriminada información de avalancha —básicamente Netflix y redes sociales— para terminar no entendiendo nada de lo que pasa a su alrededor.

El problema no es si la opereta electoral de Lanata sale o no por Netflix, porque más temprano que tarde eso va a pasar genéricamente. Netflix ya es obligatorio y si uno no está atento a las novedades que salen de allí todos los días, entonces termina siendo marginado socialmente. No es viable transitar el mundo sin estar en las redes sociales y sin seguir la avalancha del streaming, lo que pronto va a terminar resultando en que la verdad se va a contar en forma de ficción, todos vamos a saber que es ficción, pero al no tener otra fuente de información porque todo lo que podemos consumir sale de una misma fuente, la frontera entre ficción y realidad se va a borrar porque no va a haber forma de acceder al dato de la realidad.

Sí, igual que la televisión durante décadas, pero mucho más poderoso. Ahora no hay que sentarse en el sillón a esperar que sea la hora de empezar la transmisión. Ahora es todo “on demand” y más nos vale que consumamos todas las novedades, o no vamos a tener de qué hablar en las escasas reuniones con otros seres humanos. Y la única conclusión posible es que los únicos países del mundo que son realmente soberanos son los de Oriente (Rusia, China y vecinos, además de Cuba), que no permiten el ingreso de esta maquinaria de información en avalancha de Occidente y controlan los contenidos disponibles para sus mayorías. Como en la modernidad, por supuesto, porque la posmodernidad tiene la cara de Jorge Lanata contándonos la historia en formato de serie mientras las corporaciones terminan de saquear lo poco que queda.