Uno de los problemas de vivir e intentar hacer política en una cultura cuyo sentido común ha sido formateado por el liberalismo en el tiempo es que se hace imposible discutir la realidad (y la propia política) por fuera de las premisas ideológicas del liberalismo hegemónico. Eso es lo que sucede en Argentina, donde la inmensa mayoría de los argentinos somos culturalmente liberales y en consecuencia vemos el mundo a través de las anteojeras que nos puso el liberalismo, fundamentalmente desde Caseros hasta esta parte, las que peronismo no pudo destruir y de las que finalmente fue víctima una y otra vez.

Entre esas premisas ideológicas con las que los liberales han colonizado el sentido común de la cultura argentina está el ver la política como una lucha entre individuos por cargos en el Estado. Como el Estado en el liberalismo no es más que un cascarón vacío o, en todo caso, un garante de la propiedad privada de la oligarquía o de la burguesía —según sea la clase dominante en cada región—, la política no puede ser otra cosa que esa reyerta entre individualidades cuyo fin son los cargos, porque claramente por otra cosa no se puede luchar en un Estado diseñado para hacer siempre lo mismo.

Entonces esa idea se hace de sentido común y va a impactar de lleno sobre la conciencia de la militancia que debió oponerse a ella y sostener la idea opuesta, a saberla, de que la política no es ninguna lucha entre individuos, sino la herramienta de los pueblos para modificar la realidad. La militancia peronista debió pensar en la lucha política como una guerra simbólica en la que se define el proyecto de país, no los apellidos que van a ocupar un cargo. Pero la militancia peronista no llega desde Venus ni nace de un repollo, nace y vive en Argentina y, por lo tanto, reproduce el sentido común de la cultura en la que sus militantes están insertos. Y eso no deja de ser un problema.

Ser militante es abrazar una doctrina y tratar de convencer a otros a que hagan lo mismo. Y cuando uno abraza una doctrina, debe utilizarla para criticar el sentido común de su propia cultura para, justamente, hacerla avanzar. Si el peronismo ha sido desde siempre el proyecto político que se dispone a modificar la realidad desde el Estado, no le corresponde al militante peronista pensar en la política como una lucha entre individuos a ver quién gana las elecciones y ocupa un cargo en detrimento de los demás individuos.

Pero es justamente así como vemos la política cada vez que llega el año electoral. Empezamos a contarles las costillas a los candidatos de acuerdo con nuestros gustos personales. “Si va fulano en la lista, fulano me cae mal y no lo voto”, dicen muchos militantes, olvidando que aquí no se trata de cuáles son los nombres y los apellidos que se imprimen en la boleta, sino del proyecto de país que esa boleta representa en la lucha. Pero no pensamos en el proyecto, nos obnubilamos con los nombres y los apellidos y nos ponemos a discutir eso, como si estuviéramos eligiendo un yerno para casarlo con una hija nuestra.

Así es cómo perdemos de vista que para que un proyecto político triunfe en la lucha es necesario, para empezar, que se formen alianzas entre individuos que no piensan igual ni parecido. Y que muchas veces esas alianzas no tienen otra finalidad que la de debilitar el campo del enemigo, que es el que pretende imponer un proyecto de país opuesto al que queremos. En una palabra, muchas veces esas alianzas coyunturales son resultado de una negociación con gente que nos cae mal y con la sola finalidad de que esa gente no vaya a formar en la filas del enemigo.

Y a veces ni siquiera eso. A veces ocurre, como en Córdoba, que las alianzas se forman simplemente porque es imposible hacer otra cosa. Eso fue lo que hizo Cristina para fortalecer su propia posición y debilitar la de la banda criminal que gobierna: bajó a su candidato, que iba derecho a una derrota segura, y sumó esos votos al caudal del que iba a ganar las elecciones igual, que es Juan Schiaretti. Y con eso logró varias cosas para lo nacional-popular:

  • Condicionó simbólicamente al resto del peronismo hacia la unidad. Lo que Cristina hizo fue decirles a los demás peronistas: “Miren, yo quiero la unidad para salvar la patria y estoy dispuesta incluso a bajar mi candidato para lograrla. Ahora pongan un poco de ustedes y si no ponen, entonces va a quedar claro que son ustedes los que quieren dividir al peronismo”. Magistral.
  • Cambió una derrota con no más de diez puntos (era lo que tenía Pablo Carro, según las encuestas) por subirse al triunfo de un candidato que finalmente triunfó con el 55%.
  • Como resultado de lo anterior, les quitó a los medios el titular de “perdió el kirchnerismo en Córdoba”. No, ahora los medios no pueden decir eso. Lo mejor que pueden intentar —y de hecho están haciendo ahora mismo— es instalar que Schiaretti es “peronista no K”, lo que no deja de ser cierto, aunque le importa muy poco al votante promedio. Lo que el común del votante ve es que ganó el peronismo y perdió Cambiemos. Y por paliza.
  • Posibilitó, justamente, que la derrota de un Cambiemos dividido entre PRO y UCR fuera por paliza, lo que impacta a nivel nacional simbólicamente, destroza al gobierno y espanta a los radicales, que están a punto de reunirse en su Convención para definir si acompañan a Macri hasta la puerta de cementerio o si se dejan enterrar junto a él. ¿Cómo llegan los radicales cordobeses a la Convención de partido? He ahí la bomba.
  • Y lo más obvio: participó con un 10% de los votos en el triunfo de Schiaretti. Ninguno de nosotros conoce el tenor de las conversaciones entre Cristina y el cordobés, por lo que no sabemos qué pudo haber ofrecido él en la negociación por esos 10% adicionales, que no son moco de pavo. Lo cierto es que parte del triunfo de Schiaretti —por lo menos una quinta parte— le pertenece a Cristina y nada de eso es gratis.

Algunos de nuestros militantes están talibanizados y no están dispuestos a aceptar otra cosa que candidato propio del kirchnerismo puro en todas partes, aunque eso resulte en derrota brutal en ciertos distritos. No ven nada de la estrategia, ignoran todo lo que ocurre fuera de su vista y no quieren “agachadas”. Son, en pocas palabras, rehenes de la mentalidad trotskista (lo más liberal que existe, por cierto) que no sabe de alianzas y busca siempre la escisión. Son rehenes de una mentalidad antipolítica, testimonial y perdedora. No quieren ganar las elecciones: quieren morir teniendo la razón, igualito que los famosos troscos, que tienen toda la razón del mundo y nunca ganaron elecciones en ninguna parte desde que el trotskismo existe.

Pero la política es otra cosa y Cristina sabe que es imposible ganar sin hacer las alianzas del caso, muchas de las cuales son con santos de no devoción e incluso con altas probabilidades de traición a futuro. No se trata de eso, no se trata de Schiaretti cumpla o no cumpla lo que haya acordado con Cristina, no se trata de que la apoye o no en las elecciones generales de octubre. Lo que Cristina quería de Schiaretti ya lo obtuvo, la derrota por paliza del gobierno de los ricos ya se concretó en Córdoba, donde ese gobierno había obtenido el 72% hace tan solo 4 años.

¿Existe la posibilidad de que Schiaretti utilice su caudal de votos para volcarlo a la candidatura de un Lavagna en octubre, por ejemplo? Claramente sí. Y también existe la posibilidad de que se postule el propio Schiaretti como candidato o de que le exija a Cristina la vicepresidencia. Todo es posible. Lo que no es posible es que un Mario Negri o un “chanchito” Ramón Mestre le sirvan a Cristina para nada, no hay forma de que esos gorilas hagan otra cosa que gorilismo hoy, mañana y siempre. Y por lo tanto hay que aplastarlos siempre que se presente la ocasión. En un cálculo de probabilidades queda claro que al peronismo la mejor opción siempre es el triunfo de un peronista, aunque no guste su corte de pelo. El peor de los nuestros es siempre infinitamente mejor que el mejor de ellos, reza el adagio peronista, y Schiaretti tampoco es tonto: si ve que existe un consenso alrededor de la figura de Cristina no va a dudar en hacer valer su alianza y subirse al carro, simplemente porque tanto Schiaretti como Cristina están haciendo política, hacen aquello que el talibán jamás va a comprender porque se dedica al oficio de poner bombas y tener la razón en todo momento, aunque para eso tengan que morir de hambre los pibes en el barrio a manos de un gobierno oligárquico.

Por suerte Cristina está a años luz de nosotros y de su propia individualidad. Como Perón, Cristina hace mucho que dejó de ser una persona para convertirse en un movimiento y al sentido común liberal de los mortales le hace un nudo.