Cuando nombró como jefe del Ejército Argentino al General César Milani a mediados del año 2013, la entonces presidenta Cristina Fernández sabía a ciencia cierta que en nuestro país y en América Latina en general la institución de las armas es —por razones lógicas de fuerza, la que según Perón es el derecho de las bestias— la más importante de todas las instituciones de la sociedad. Cristina lo sabía y quiso hacer algo al respecto, quiso empezar a ganar la batalla cultural en esa institución poniendo como jefe de la misma a un militar peronista cuya misión de allí en más sería la de cambiar la matriz ideológica de las fuerzas armadas hasta alinearlas con el proyecto nacional-popular que la propia Cristina conducía.

No obstante, como es ya de público conocimiento, la apuesta al General Milani no solo no prosperó y no rindió lo esperado por Cristina, sino que se convirtió pronto en un talón de Aquiles para su gobierno cuando Horacio Verbitsky denunció a Milani por delitos de lesa humanidad y les entregó las carpetas a la mal llamada “izquierda” y a los medios para que se desatara en el linchamiento público del jefe del Ejército. Cristina se quedó pegada, como suele decirse en el barrio, pero también la ligó Hebe de Bonafini por haber avalado el nombramiento.

El General Milani sería más tarde absuelto por la Justicia en una de las causas por secuestro y tortura, pero ya era tarde: Milani fue obligado a renunciar al puesto de jefe del Ejército casi dos años después de haber sido nombrado y sin haber podido empezar a realizar el proyecto de cambiar la matriz ideológica de la institución de las armas en Argentina. He ahí, en una síntesis muy apretada, cómo fracasó el intento de Cristina Fernández por destruir la hegemonía antiperonista en las fuerzas armadas y de reemplazarla por otra, una hegemonía peronista o de tipo nacional-popular, que es como decir lo mismo.

¿Qué es exactamente lo que sabía Cristina Fernández cuando hizo su apuesta por Milani en el Ejército Argentino? Pues que, en última instancia, lo que asegura la continuidad o determina la ruptura de un proyecto político es la fuerza brutal de la pólvora. Cristina sabía y lógicamente sigue sabiendo lo que Fidel Castro y Hugo Chávez supieron desde siempre: cuando un proyecto político de tipo nacional-popular avanza sobre los privilegios de las clases dominantes en un país o cuando los intereses de las corporaciones entran en conflicto con los de los pueblos, son las armas las que van a dirimir finalmente esas contradicciones en ese país. En una palabra, cuando un gobierno se encuentra con la encrucijada de pisarles los callos a los ricos y hacer las transformaciones de fondo, ese gobierno y esas transformaciones van a existir o van a perecer según quien tenga la hegemonía en la institución militar.

Las armas en nuestro país siempre estuvieron en manos de los que a partir del advenimiento del peronismo quedaron conocidos como los “gorilas”, o la oligarquía antipueblo, rentista y cipaya. Esa es la clase dominante en un país que jamás conoció la revolución burguesa y sigue existiendo como pudo existir, por ejemplo, Francia antes de 1789. Las armas en Argentina están en manos de esa clase dominante porque esa es la clase que tiene la hegemonía cultural en los cuarteles. De ahí la percepción general de que los militares son “gorilas”, cosa que no tiene gollete. Los militares son eso, militares, y responden naturalmente siempre al poder del que tenga la manija en cada momento. Los militares no son peronistas ni son antiperonistas, sino que están ahora y desde siempre bajo la hegemonía de la oligarquía “gorila” y a ella responden.

Entonces Cristina nombró al General Milani en el 2013 como jefe del Ejército Argentino para empezar a destruir esa hegemonía “gorila” y quitarse de encima la espada de Damocles que pende sobre la cabeza de cualquier gobierno que no sea propio de las clases dominantes. La espada de Damocles es la amenaza permanente de sublevación militar y aunque eso parezca cosa del pasado, la amenaza es real y es un condicionamiento constante a la democracia y a la política en general. Lo que saben Cristina Fernández y sabían Hugo Chávez y Fidel Castro es que no se puede llevar a cabo ningún proceso de transformación social real sin el apoyo activo de los militares. Si estos están del otro lado o simulan una cierta neutralidad o pasividad, la espada de Damocles caerá más temprano que tarde sobre la cabeza del atrevido que intente tocar los intereses de las corporaciones y/o los privilegios de la oligarquía que les sirve a estas desde el lugar indigno de personera cipaya.

Eso es lo que empezó a comprender, de la peor manera, Evo Morales en Bolivia. Evo encontró al fin el límite de las transformaciones propuestas por su gobierno nacional-popular al no tener la hegemonía sobre la institución de las armas y la famosa espada de Damocles, como se ve, cayó sobre su cabeza un domingo delirante a eso de las cuatro de la tarde. Evo Morales fue víctima de un ingenioso golpe militar “pasivo”, esto es, un golpe en el que los militares golpistas no tuvieron que poner un solo tanque en las calles. Con la sola prescindencia de los militares y de la policía alcanzó para que Evo entendiera la magnitud del peligro y renunciara. Cuando los militares y los policías de Bolivia se retiraron de la escena, liberaron la zona y permitieron que la oposición furibunda incendiara las casas y tomara de rehenes a los familiares de los dirigentes del gobierno nacional-popular boliviano, Evo comprendió que aquello iba a ser una masacre y que debía renunciar.

Por lo tanto —la conclusión es lógica—, Evo Morales nunca renunció al cargo de presidente de Bolivia, sino que fue obligado a hacerlo. Fue obligado a punta de pistola.

Tirar hipótesis a la marchanta

El delirante domingo golpista en Bolivia empezó con un Evo Morales haciendo concesiones para resolver la crisis política que se desató tras las elecciones del 20 de octubre, en las que el propio Evo resultó ganador en primera vuelta para un tercer mandato consecutivo hasta el año 2025. Evo resolvió descabezar la junta electoral, anular las elecciones que había ganado y llamar a nuevas elecciones, a empezar todo el proceso de nuevo. Pero lejos de quedar conformes con esa concesión, los golpistas olieron sangre y debilidad, y extremaron las hostilidades contra los miembros del gobierno y sus familiares mientras acordaban con los militares un ultimátum. Y así, con toda la zona liberada, en posesión de rehenes y desatando el caos por todo el país, los golpistas lograron que los militares le soltaran la mano a Evo con la “sugerencia” de su renuncia. El golpe militar estaba ya consumado sin la necesidad de disparar un solo tiro. Bien mirada la cosa, el golpe se consuma precisamente porque los militares se negaron a disparar tiros contra los delincuentes que incendiaban, saqueaban y secuestraban personas con fines extorsivos. Al negarse a intervenir en la situación, los militares y la policía dejaban librados a su suerte y en manos de la turba enloquecida a los civiles desarmados que son los funcionarios del gobierno nacional-popular boliviano y sus familiares. Ese fue el fin: caía la espada de Damocles sobre la cabeza del presidente Evo Morales.

Ahora bien, ¿por qué? Tanto en los medios tradicionales como en las redes sociales las 24 horas posteriores al golpe de Estado hubo un show de hipótesis formuladas sin toda la información necesaria y una carrera loca por ver quién daba el diagnóstico más verosímil sobre qué era lo que estaba pasando en Bolivia. Periodistas profesionales y opinólogos aficionados se disputaron con locura el premio de mejor adivino del golpe.

El dramaturgo griego Esquilo decía que la primera víctima de la guerra es la verdad. Y ella, la guerra, se instaló en Bolivia cuando las fuerzas del orden se retiraron de la escena y liberaron la zona de hecho, permitiendo que la oposición golpista cometiera los más escandalosos delitos a sus anchas. Ahí cayó fulminada la verdad, por lo que cualquier información que llega hoy desde Bolivia y no sea la palabra en primera persona del protagonista está contaminada por la mentira. Y si hilamos bien fino, incluso esa palabra está contaminada, puesto que bajo presión el propio Evo Morales ha sido forzado a no decir toda la verdad respecto a quiénes estaban llevando a cabo el golpe y por qué. Evo tuvo que callar para evitar lo peor.

Entonces se inundaron los diarios, los canales de televisión, las radios y las redes sociales con las más disparatadas hipótesis. Ante la ausencia de la verdad todo vale y así es como algunos opinaban que el golpe era un golpe racista y que a Evo Morales lo derrocaban “por indio”, mientras que otros arriesgaban que, en realidad, allí lo que hay es una lucha simbólica entre Cristo y la Pachamama, entre la cultura criolla y las culturas originarias. También están los que ven a los Estados Unidos como único impulsor del golpe, obviando en el proceso a todos los demás actores y, en consecuencia, perdiendo de vista que este golpe —como todos los demás golpes y la política en general— es tan solo una vil cuestión de pesos y centavos. La geopolítica ya no es la geopolítica de los Estados nacionales, sino de las corporaciones multinacionales.

El golpe de Estado en Bolivia es la guerra y es la guerra del litio, elemento químico, mineral o metal (se lo refieren de las tres formas en igual medida) muy utilizado en las tecnologías del futuro. Las baterías de nuestros celulares, cámaras, computadoras y cuánto artefacto electrónico pueda imaginarse se hacen con litio. Los automóviles del futuro, que serán eléctricos y tendrán baterías de litio. Bolivia tiene la mayor reserva de litio del mundo, con un 40% de todas las existencias en el planeta. Entonces la guerra del litio era una cuestión de tiempo, porque el litio boliviano fue nacionalizado por Evo Morales y esa nacionalización se hizo en los mismos términos del gas natural: para explotar los recursos, una empresa extranjera debe asociarse con el Estado boliviano para llevarse de allí solo una pequeña parte de las ganancias.

Cuando Evo Morales asumió como presidente en año 2006, las corporaciones petroleras explotaban libremente los hidrocarburos del país y se llevaban alrededor del 80% y hasta el 85% de las utilidades del negocio, quedando entre el 15% y 20% para los bolivianos, dueños de los recursos, según el contrato. Al llegar a la presidencia, Evo Morales nacionalizó el gas natural e invirtió esa ecuación: hoy las que se quedan con el 20% son las gigantes multinacionales del petróleo, que además deben hacer toda la inversión y llevar a cabo el trabajo de explotación. El 80% queda limpio para el pueblo boliviano, gracias a la defensa de lo nacional que es la bandera de Evo Morales.

Lo mismo ocurre con el litio y eso, desde el punto de vista de las corporaciones, no puede ser. Los ricos del mundo quieren explotar libremente las reservas de litio de Bolivia, dejarles chaucha y palito a los bolivianos y llevarse alrededor del 80% de las utilidades, como ocurría con el gas natural antes del 2006. De un modo genérico, la guerra es siempre la guerra por los recursos naturales entre las corporaciones trasnacionales y el pueblo-nación, es una cuestión de pesos y centavos en la contradicción fundamental pueblos o corporaciones, ya sean esos recursos el litio, el gas, el petróleo, el agua, los alimentos o los que fueren.

Como se ve, es el mismo problema con Venezuela y las reservas de petróleo más grandes del mundo que yacen bajo los pies de los venezolanos y que Hugo Chávez tuvo el desparpajo de nacionalizar y proteger, además manipulando los precios internacionales del crudo en su propio favor mientras eso fue posible. Es una cuestión de quiénes van a beneficiarse de los recursos naturales genéricamente, siempre se trata de eso. No destituyeron a Evo Morales “por indio”, por creer en la Pachamama o porque no le caía simpático a alguno. Lo han destituido, lo quieren preso y probablemente muerto porque Evo Morales está estorbando en el negocio ideal de los que buscan siempre el negocio ideal, aunque haya que pagarlo con la sangre de los pueblos que son los legítimos dueños de los recursos.

¿Quiénes son los ricos del mundo?

Ahora bien, si la guerra del litio era una cuestión de tiempo y es, de modo genérico, una guerra por los recursos naturales, entonces todas las guerras por los recursos naturales son tan solo una cuestión de tiempo. Esta lógica es indiscutible y encuentra todos los casos para corroborar su hipótesis en las innumerables guerras por los recursos naturales que el imperialismo ha hecho en todo el mundo desde que las corporaciones cortan el bacalao. Desde el caucho en las selvas del Amazonas, pasando por el oro y los diamantes en el África, el petróleo en el Medio Oriente y en Venezuela y el gas y el litio en Bolivia, entre muchos otros casos quizá de menor relevancia, la constante siempre está y es siempre la lucha entre las corporaciones y los pueblos por ver quien se va beneficiar realmente con la explotación de esos recursos naturales. Cuando un país es rico en un determinado recurso natural, se verifica la tendencia general a la inestabilidad política permanente en ese país. ¿Por qué? Porque al pueblo de ese país le hacen la guerra las corporaciones por los recursos naturales y, en consecuencia, esos pueblos-nación sufren la inestabilidad y la pobreza que deriva de esta. Son los ricos del mundo fácticamente, pero son pobres porque no les permiten organizarse políticamente para la defensa y justa distribución de las riquezas que les pertenecen.

Entonces la lógica sigue apilando argumentos y la guerra por los recursos naturales es una cuestión de tiempo y además genera inestabilidad política, pobreza y sufrimiento para los pueblos-nación que poseen de hecho esos recursos. Aquí ya estamos en condiciones de hacer con el atento lector la proyección necesaria y ver que entre los países ricos en recursos naturales el nuestro, la Argentina, es uno de los más ricos del mundo. Y la conclusión es que la guerra por nuestros recursos naturales —el agua, los alimentos, el petróleo, el gas natural, el litio y mucho más— es solo una cuestión de tiempo. En una palabra, lo que hoy le está pasando a Bolivia nos va a pasar necesariamente a nosotros. No es una cuestión de sí o no, es una mera cuestión de cuándo.

He allí que el modelo venezolano o cubano de batalla cultural en la institución de las armas no es una opción, sino una necesidad imperiosa. Si la Argentina no tiene unas fuerzas armadas debidamente adoctrinadas en la doctrina de lo nacional-popular para la defensa de los recursos naturales de la patria, entonces esas fuerzas armadas van a ser la espada de Damocles que caerá sobre la cabeza del gobierno que se atreva a plantear la defensa de esos recursos. Dicho de otra manera, la defensa de esos recursos por parte de los pueblos-nación o su apropiación ilegal por parte de las corporaciones solo se resuelve de una manera: a punta de pistola y a los tiros. La cuestión está en ver quién va a tener las pistolas para tirar esos tiros.

Para lo que aquí queremos expresar, el caso de Venezuela es emblemático: las fuerzas armadas están profundamente adoctrinadas en la doctrina bolivariana de Hugo Chávez y son parte necesaria de cualquier gobierno que se forme allí. Los venezolanos dicen tranquilamente que el suyo es un gobierno cívico-militar, expresión que aquí está prohibida. Condicionados por nuestro pasado reciente, que es un pasado de militares como espada de Damocles sobre la cabeza de gobiernos populares, con genocidio incluido, no solo no podemos hablar de un gobierno cívico-militar, sino que además cultivamos un fuerte desprecio por los que llamamos despectivamente “milicos”. Venezuela puede defender sus recursos naturales y ya está visto que es virtualmente imposible derrocar allí al gobierno —como hicieron con Evo Morales— mientras los militares estén formando en ese gobierno como parte esencial del mismo. No es que los venezolanos tienen un gobierno civil con el control teórico sobre los militares previsto en la Constitución: lo que pasa allí es que los militares son el gobierno junto a los civiles, el gobierno es propio de ellos y esa alianza no se rompe con facilidad. Venezuela es un régimen nacional-popular porque es un nacionalismo popular cuyo objetivo es la defensa y la justa distribución de las riquezas del pueblo-nación. Todos los demás países de América del Sur estamos muy lejos de eso.

Venezuela está, por lo tanto, preparada para defender sus riquezas a los tiros, que es la única manera posible frente al embate de las corporaciones cuando vienen por todo. ¿Qué hicieron los militares bolivianos cuando les tocó defender esos recursos? Se acostaron y dejaron pasar las corporaciones como Pedro por su casa. ¿Qué podemos esperar de los militares argentinos separados del proyecto político, repudiados por el sentido común popular “antimilico” y adoctrinados por el liberalismo cipayo de la oligarquía igualmente cipaya? Pues otro tanto, a saberlo, los militares argentinos no solo no van a mover un fusil para defender los recursos naturales del pueblo-nación argentino, sino que están pendiendo cual espada de Damocles sobre la cabeza del gobierno al que le toque el turno de defender esos recursos frente al saqueo de las corporaciones. Los militares argentinos hoy están aislados a punto de no reconocerse a sí mismos como parte del pueblo-nación, que es lo que justamente posibilita que se presten, por ejemplo, para ejecutores de un genocidio contra el pueblo-nación al que se perciben ajenos.

Los casos opuestos de Bolivia y Venezuela nos interesan como parte de un proyecto de Patria Grande latinoamericana, sin lugar a dudas, pero nos interesan mucho más como uno y otro espejo en los que podemos mirarnos para proyectar cómo será nuestro futuro a mediano plazo. ¿Qué haremos cuando el poder fáctico de las corporaciones determine que es hora de saquear, digamos, el Acuífero Guaraní? ¿Haremos una alianza cívico-militar para integrar de una vez por todas a los civiles y a los militares en un proyecto político de tipo nacional-popular de defensa de nuestras riquezas? ¿O seguiremos repitiendo el casete de nuestra sobreideologización “antimilico” que nos impusieron las corporaciones en años 1970 y 1980 cuando utilizaron a los militares como espada de Damocles contra el pueblo? El asunto está allí, en comprender que las armas no tienen ideología predeterminada y pueden usarse para defender o para matar el pueblo según la ideología del que tenga la hegemonía cultural en los cuarteles. Está en comprender que en Venezuela hacen una revolución a la que no han podido ni podrán destruir y la hacen, al igual que en Cuba, con la alianza entre civiles y militares donde estos últimos apuntan sus armas contra el enemigo de los pueblos y no contra los pueblos.

Primero fueron por Venezuela y fallaron. Luego fueron por Bolivia y triunfaron. Cuando vengan por nosotros, ¿seremos Venezuela o Bolivia? En Venezuela las reservas de petróleo más grandes del mundo siguen perteneciendo a los venezolanos y así seguirá siendo; en Bolivia acaban de arrebatar la llave para enajenar todo el gas y todo el litio, dejando al pueblo boliviano en la más absoluta miseria. Los golpistas van a reventar con todo, que eso es lo que les encargaron los que los financian para hacer el golpe.

¿Venezuela o Bolivia? El que fuere buen argentino que elija lo que mejor le esté, porque una tercera opción en estos menesteres no la hay. Ellos van a venir a los tiros y no nos vamos a poder defender con diplomacia y bellos discursos en la tribuna de la ONU. Ellos van a venir a los tiros van a querer hacernos firmar a punta de pistola la renuncia a lo nuestro.


Este es un adelanto de la 21ª. edición de nuestra Revista Hegemonía. Para suscribirte, acceder a todos los contenidos de la actual edición y todas las anteriores, y apoyar La Batalla Cultural para que sigamos publicando en estos tiempos difíciles, hacé clic en el banner abajo y mirá el video explicativo.
Nosotros existimos porque vos existís.