En las últimas décadas hemos estado esperando algo fatal, algo irreversible y decisivo. Quizás la epidemia de coronavirus sea ese evento. Es demasiado pronto para sacar conclusiones exactas, pero algunos elementos de la geopolítica y la ideología ya pueden haber pasado el punto de no retorno.

La epidemia de coronavirus representa el fin de la globalización. La sociedad abierta es ideal para la infección. Quienes desean derribar las fronteras preparan el terreno para la aniquilación total de la humanidad. Podemos reírnos, por supuesto, pero las personas con trajes blancos aislantes detendrán cualquier risa inapropiada. Solo el cierre puede salvarnos. El cierre en todos los sentidos: fronteras cerradas, economías cerradas, suministro cerrado de bienes y productos, o lo que Fichte llamó un “estado comercial cerrado”. Soros debería ser linchado y se debería construir un monumento para Fichte. Lección uno.

Segundo: el coronavirus da vuelta la última página del liberalismo. El liberalismo ha facilitado la propagación del virus, en todos los sentidos. La epidemia requiere la demolición de todas las diferencias. El liberalismo es el virus. Pasará un poco más de tiempo y los liberales se equipararán con “leprosos”, “maníacos” contagiosos que llaman a bailar y a divertirse en medio de la peste. El liberal es el portador del coronavirus, su apologista. Este es especialmente el caso si resulta que fue creado en los Estados Unidos, la “ciudadela del liberalismo”, como un arma biológica. Lección dos: el liberalismo mata.

Recreación del típico y espantoso traje protector que utilizaban los médicos medievales frente a la peste. La máscara se constituía con aberturas de vidrio en los ojos y con una nariz en forma de pico, recubierta de hierbas, paja y especias. Los médicos solían llevar un bastón para examinar a los pacientes sin la necesidad de tocarlos.

Tercero: los criterios para el éxito y la prosperidad de los países y las sociedades están cambiando dramáticamente. En la batalla contra la epidemia, ni la riqueza de China ni el sistema social europeo, ni la ausencia de un sistema social en los Estados Unidos (que tiene el mayor poder militar y financiero del mundo) los salvará. Incluso el régimen espiritual y vertical iraní no está ayudando. El coronavirus ha cortado la punta de la civilización: el petróleo, las finanzas, el libre intercambio, el mercado, el dominio total de la Reserva Federal… los líderes mundiales están indefensos. Criterios completamente diferentes han surgido: 1) La posesión de un antivirus; 2) La capacidad de demostrarse a sí mismos y a sus seres queridos que la vida autónoma es posible en condiciones de máximo cierre.

Cumplir con estos criterios significa reevaluar todos los valores. La vacuna pertenece a quienes probablemente desarrollaron el virus y, por lo tanto, es una solución poco confiable. Sin embargo, el cierre y la transición a la autosuficiencia es algo que todos pueden hacer, aunque hacerlo requiere multipolaridad. Las pequeñas granjas y el intercambio natural sobrevivirán al colapso total. ¿Cuáles serían, entonces, los próximos pasos lógicos después de una marcha triunfante de coronavirus en todo el planeta? En el mejor de los casos, la aparición de varias zonas mundiales relativamente cerradas: civilizaciones, grandes espacios o, en el peor de los casos, los mundos de Mad Max y Resident Evil. La serie rusa La epidemia se está convirtiendo en una realidad frente a nuestros ojos.

Los dioses de la peste

Estoy empezando a entender por qué en algunas sociedades los dioses de la peste fueron venerados y adorados. La llegada de la plaga permite una renovación completa de las sociedades. La epidemia no tiene lógica y no perdona ni a los nobles ni a los ricos, ni a los poderosos. Destruye a todos indiscriminadamente y devuelve a las personas al simple hecho de ser. Los dioses de la peste son los más justos. Antonin Artaud escribió sobre esto, comparando el teatro con la peste. El propósito del teatro —según Artaud— es, con toda crueldad posible, devolver al hombre al hecho de que él es, que está aquí y ahora, un hecho que persiste y constantemente busca olvidar. La plaga es un fenómeno existencial. Los griegos llamaron a Apolo Smintheus “el dios Ratón” y atribuyeron a sus flechas el poder de provocar la peste. Aquí es donde comienza la Ilíada, como todos saben.

Esto es lo que vería Apolo si mirara a la humanidad moderna: banqueros, blogueros, raperos, diputados, oficinistas, migrantes, feministas… eso es todo. Buñuel tiene una película llamada El ángel exterminador que trata más o menos sobre esto.

También puede tomarse nota de los elementos de la epidemia que parecen sugerir que fue creada por el hombre, ya sea permitiendo que Occidente use el virus contra sus oponentes geopolíticos (lo que explicaría China e Irán, pero no Italia y el resto) o incluso el inicio del exterminio selectivo de todos estos miles de millones adicionales por un pequeño círculo de la humanidad con una vacuna que fue producida por el “progreso” y la “sociedad abierta”. En este caso, los “dioses de la peste” pueden llegar a ser representantes bastante específicos de la élite financiera mundial, que durante mucho tiempo ha reconocido los “límites del crecimiento”. Pero incluso en tal caso, especialmente si este no es el comienzo de un genocidio global en toda regla, sino solo una prueba de la pluma, la conclusión es la misma: aquellos que pretenden ser responsables de las sociedades humanas no son lo que parecen.

El liberalismo es solo un pretexto para el exterminio en masa, como lo fue la colonización y la difusión de los estándares de la civilización occidental moderna. Las élites mundiales y sus títeres locales pueden contar con sobrevivir con una vacuna, pero algo sugiere que aquí puede estar la trampa. El virus puede comportarse de manera inadecuada y los procesos que han comenzado a nivel civilizatorio e incluso en eventos espontáneos impredecibles individuales pueden interrumpir sus planes cuidadosamente pensados.

Imagen representativa de Reshef, el dios de la peste en la mitología cananea. Esta representación en bajorrelieve fue encontrada en Egipto y data del siglo XIV a.C.

La economía mundial puede no colapsar en unos pocos meses, pero parece estar yendo exactamente en esa dirección.

Todo lo que la gente moderna considera “sostenible” y “confiable” es pura ilusión, el coronavirus lo muestra de manera clara y vívida. De hecho, una vez que la lógica de lo que está sucediendo continúa desarrollándose un poco más, podríamos ver cómo termina el mundo, al menos el mundo que conocemos y conocimos. Y, al mismo tiempo, comenzarán a aparecer los primeros contornos de otra cosa.

Materia en riesgo

Es curioso como paralelamente al coronavirus, que en cierto sentido se ha convertido en el tema de la civilización, surgieron discusiones en la comunidad científica sobre las “burbujas de la nada”, reviviendo algunas hipótesis del famoso físico Edward Witten, uno de los principales teóricos de los fenómenos de las “supercuerdas”.

Según las ideas de los físicos modernos, las “burbujas de la nada” pueden surgir de un “falso vacío”, es decir, un vacío que no ha alcanzado la estabilidad, pero que parece haberlo alcanzado. En el mundo de diez dimensiones (con 4 mediciones ordinarias y 6 más, presentes mediante compactación) tales “burbujas de la nada” son muy probables. Si surgen, pueden absorber galaxias en la nada y tragarse el Universo. Estos remolinos generados por aspiradoras inestables dejan una gran impresión.

Y nuevamente, como en el caso del coronavirus, dicen que “no pasa nada, todo está bajo control”. Los representantes de la élite científica nos aseguran que la posibilidad de que aparezcan las “burbujas de la nada” es ridículamente pequeña.

Pero me parece que no lo es. Por el contrario, es bastante significativo. El mundo moderno es exactamente una “burbuja de nada” que crece rápidamente, absorbe el significado y disuelve la existencia: el liberalismo y la globalización son sus expresiones más vívidas. El coronavirus también es una burbuja de nada.

Puede decirse que la naturaleza de este virus en sí es interesante, aunque detesto el concepto de “naturaleza”, no hay nada más sin sentido. Es algo entre un ser vivo (tiene ADN o ARN) y un mineral (no tiene células). Sin embargo, sobre todo, nos recuerda a una red neuronal o incluso a una inteligencia artificial. Está allí, o no, vivo o inanimado. Eso es precisamente lo que es el “vacío sin equilibrio”, que crea estas “burbujas de nada”.

Edward Witten, físico matemático estadounidense, autor de grandes contribuciones a la física de las partículas elementales, a la teoría de cuerdas y a la teoría cuántica de campos.

Creemos que el vacío del universo está en equilibrio, es decir, todo el ciclo de posible entropía ha pasado. No obstante, ¿qué pasa si eso es tan solo una ilusión?

Cuando escuchas la historia sobre el mercado de Wuhan e imaginas la lucha de los murciélagos con las serpientes venenosas, su feroz intercambio de contagio y las flechas microscópicas asesinas de la inexistencia con forma de corona, es imposible deshacerse de la imagen de las burbujas de la nada. La misma sensación se produce por la caída de los precios del petróleo y el colapso de los índices bursátiles. Incluso la guerra, con su especificidad y su despertar existencial, no nos salva del ataque de nada, ya que la motivación de las guerras modernas está tan profundamente enredada en intereses materiales, financieros y corruptos, habiendo perdido su pureza original: el encuentro directo con la muerte. Solo sirve como otra burbuja de nada, cumpliendo sus instrucciones para llevar la materia al olvido total.

La plaga como evento

¿Es posible esperar que, habiendo enfrentado el coronavirus, la humanidad sacará las conclusiones apropiadas, reducirá la globalización, se deshará de las supersticiones liberales, detendrá la migración y pondrá fin a los obscenos inventos técnicos que sumergen a todos más y más en laberintos de materia sin fin? La respuesta es claramente no. Todos regresarán rápidamente a sus viejas costumbres en un abrir y cerrar de ojos, incluso antes de que los cadáveres sean enterrados. Tan pronto como —si llegara a pasar— los mercados cobren vida y el Dow Jones se despierte, todo volverá a la normalidad. Ingenuo será el que piense lo contrario. ¿Qué significa eso? Significa que incluso una epidemia de esta escala se convertirá en un desafortunado malentendido. Nadie comprenderá el significado de la venida de los dioses de la peste, nadie pensará en las “burbujas de la nada” y todo se repetirá una y otra vez hasta que llegue al punto de no retorno.

Si se presta mucha atención al paso del tiempo, debe quedar claro que actualmente estamos cruzando ese punto.

Por Aleksandr Duguin


Este es un adelanto de la 25ª. edición de nuestra Revista Hegemonía. Para suscribirte, acceder a todos los contenidos de la actual edición y todas las anteriores, y apoyar La Batalla Cultural para que sigamos publicando en estos tiempos difíciles, hacé clic en el banner abajo y mirá el video explicativo.
Nosotros existimos porque vos existís.