Siempre me pregunto, ¿ellos quiénes son?
los que simplemente odian sin tener razón.
Porque soy del pueblo, porque pueblo soy,
porque yo sí tengo bien clarito a donde voy.

¿Y quiénes son ellos? Los que hoy me señalan,
con indiferencia o como se les da la gana.
No somos distintos, pero nos separa
ese despotismo que gobierna sus miradas.

Creo que hace falta corazón
para amar la Patria, para honrar nuestra nación.
Creo que hace falta corazón
para hacer la tregua por la paz y por amor.

¡Pueblo, pueblo levanta la cara!
que a la noche oscura le llega su madrugada.
porque tu bandera nunca más será volteada
por los indolentes que hoy la tienen pisoteada.

¡Pueblo levanta la cara!
Que a la noche oscura le llega su madrugada,
porque no habrá lluvia ni tormenta huracanada
pa’apagar el sol cuando nos llegue la mañana.

Tuvimos un sueño, fue la Libertad,
la que a nuestro pueblo le dio la capacidad
de ser soberano, para decidir
por qué, dónde, cuándo y cómo es que quiere vivir.

Creo que hace falta entendimiento
para erradicar el odio que estamos viviendo.
Creo que hace falta sentimiento
para comprender que juntos seríamos perfectos.

¡Pueblo, pueblo levanta la cara!
que a la noche oscura le llega su madrugada.
porque tu bandera nunca más será volteada
por los indolentes que hoy la tienen pisoteada.

¡Pueblo, pueblo levanta la cara!
que a la noche oscura le llega su madrugada.
porque tu bandera nunca más será volteada
por los indolentes que hoy la tienen pisoteada.

¡Pueblo, pueblo levanta la cara!
Que a la noche oscura le llega su madrugada,
porque no habrá lluvia ni tormenta huracanada
pa’apagar el sol cuando nos llegue la mañana.